12 febrero 2006

EL MALDITO EFECTO CLARK KENT



Aquellos que no hayan visto la película Vertigo (Alfred Hitchcock, 1954) y lo consideren un asunto pendiente no lean estas líneas donde se discurre sobre cierta arista de su trama.

Resulta que miré esta renombrada película de este renombrado director un par de días atrás. La película está buena, el final final, la última escena, es genial, ahora, me mató el efecto Clark Kent. Siempre de niño no entendía – y sufría un poco por ello – como Clark Kent nunca (o casi nunca) era desenmascarado y su identidad secreta nunca develada, cuando la única diferencia con Superman era que se ponía los lentes y desaparecía el característico jopito o rulito en su frente. Desesperaba cuando en la película en esas escenas del balcón Luisa Lane nunca ni le menciona a Clark el tremendo parecido que tenía con Superman o vise versa, cuando el tipo es el mismo sin lentes. Mi condición de ser racional que siempre busca la existencia de verosimilitud en la trama lo consideraba una chotada y yo como niño inteligente no me comía esa pastilla, algo de lo que el único perjudicado era yo mismo.

Una cosa similar me sucedió con Vertigo, película protagonizada por James Stewart y Kim Novak. En ella, muere un personaje perpetrado por Novak- o eso nos hace entender la trama - del que James Stewart estaba realmente enamorado (enamorado cómo solo se enamoraban en las películas de antes, cuando un beso apasionado era más que suficiente, un beso apasionado y el amor eterno). La cuestión es que la persona no murió y al año, Stewart hundido en una terrible depresión (no sé como se lo definiría en su momento) ve una persona que le resulta muy parecida, pero con el pelo castaño y largo en vez de rubio y recogido. Aquí es donde mis nervios se crispan y me desencanto con la trama de la película, si es obvio que la persona es la misma para mí como espectador, más obvio tendría que serlo para alguien que estuvo perdidamente enamorado de ella. Pero no, él duda, igualmente quiere conocer a esta nueva chica tan parecida al amor que perdió. Yo sé que el pobre de Novak la vio volar por los aires y estrellarse contra el piso y eso no es fácil de superar, pero podría haber empezado a imaginarse que aquí había gato encerrado, cosa que recién hace cuando ella se pone el mismo collar que usaba la supuesta difunta. Eso me mató, vamos Hitchcock, me encanta esa especie de incredulidad que hay en el cine de esa época, pero este efecto pelotudo. O que ella le diga que fue lo que sucedió o él la presione para descubrir la verdad, pero que así, sin querer se ponga el mismo collar y que ella no note que él ahí empieza a sospechar, no sé, una lástima.

Igualmente, ahora que pienso en la película con dos días de distancia la considero una muy buena película con un giro en la trama que solo puede perjudicar a aquellos que nunca se comieron la pastilla de Clark Kent.




32 Comments:

At 1:23 p. m., Anonymous robertö said...

a mi tambien me preocupaba el tema de presupuesto de vestimenta que tenía Clark. Lo vivían pisoteando en el Daily Planet por lo que se puede inferir que su sueldo no era de los más altos y cuando salía de la cabina telefónica dejaba su ropa allí, y en una ciudad donde el crimen abundaba y era necesaria la presencia del super heroe no resulta razonable que al volver encontrar allí sus lienzos. De todos modos capáz que habia algun codigo mafioso de "no toqués esas pilchas que son de supermán" o algo así, a sabiendas que si las robabas el héroe te torturaría para que no lo hicieras más. Bueno..otro que tenía bruto problema con la ropa era Hulk. Tema no resuelto por el comic.

 
At 3:20 p. m., Blogger hi way said...

y la gomina para hacerse el jopito ¿quedaba entre la ropa de clark o la llevaba con él en algún siniestro escondite de su disfraz?

en el fondo no sé si le gustaban tanto las mujeres al super heroe.

 
At 6:06 p. m., Anonymous robertö said...

no había pensado en el asunto de la gomina. Tal vez fuera alguna propiedad aglomerante del moco kriptónico sobre el cual por ser un tema chancho y tabú no se abordó en esa época.

 
At 8:53 a. m., Blogger Patuche said...

¿Vos decís, hi way, que Superman utilizaba su sachet de gomina como bultero?

 
At 9:30 a. m., Blogger hi way said...

quizás hacía la gran papillón o quizás como dice roberto tanto super poder le permitía también alisarse su cabellera.

 
At 9:58 a. m., Blogger Von said...

Pienso que si a Stuart le entraba la duda sobre si Kim era la misma, el método para cerciorarse podría ser encajarle un buen chupón. Cuando uno ya ha besado a una chica, la puede reconocer besándola nuevamente con un escasísimo margen de error. Ahora que lo pienso, creo que ese es el método que utiliza Kirsten Dunst para darse cuenta que Peter Parker es el hombre araña. Que la parió. Uno trata de ser original e ingenioso, pero ya está todo inventado.

 
At 10:24 a. m., Blogger hi way said...

Totalmente de acuerdo contigo Von, pero Stuart pira y lo único que quiere es que ella se vista y se tiña el pelo como su amada difunta, cosa que ella hace obligada y ni así, hasta que no se pone el famoso collar, nada. Tampoco se entiende porque ella (que también estaba enamorada de él) no le cuenta que le habían hecho terrible cama y punto. Pero bueno, las películas son las películas y el personaje de Stuart estaba con algún tornillo flojo y el personaje de Kim era medio bobita, eso es lo que salva la trama.

 
At 11:10 a. m., Blogger Patuche said...

Es en Vertigo que el loco ve como se determina la edad de un arbol por los círculos que aparecen cuando se lo corta tranversalmente?

Qué tenía que ver con la trama de la película?

 
At 11:40 a. m., Blogger hi way said...

sí, no mucho, van de paseo a los bosques de los sequoias y bueno ella dice como consternada que en tal círculo había nacido (hablando de otra persona muerta mucho tiempo atrás a la cual ella supuestamente imitaba o algo así)

 
At 12:13 p. m., Anonymous To Calm Angustia said...

La verdad que a mi Vertigo no me parecio gran cosa. Exactamente en el mismo punto en que te desencantaste Hi Way, o sea, en donde termina la primera pelicula y empieza la segunda, me vino un aburrimiento tremendo que sepulto cualquier tipo de tensión que el maestro del suspenso quisiera dominar dentro de mí. Y no creo que sea tanto la "incredulidad" del cine de esa epoca: e visto cosas de Hitchcock más viejas y superiores a Vertigo. Y hasta aún más chotas como por ejemplo los 39 escalones que esta buenisima. Sobre este tema de la incredulidad y despues de ver El Embajador del Miedo (La remake de Johnattan Deme de la origina del 64 The Manchurian Candidate)creo que estoy de acuerdo contigo Hi Way en que a veces el unico perjudicado del efecto Clark Kent es uno mismo, y a veces Vertigo no es tan buena como parece.

 
At 10:39 a. m., Blogger harvey pekar said...

hace poco agarré superman 1 en cable y me sorprendieron dos escenas: 1) en el primer día de trabajo de Clark Kent, cuando Luisa Lane le muestra el escritorio, Clark pasa por atrás y se la apoya sin querer queriendo. Luisa hace una cara y Clark pasa y se rie nervioso. de más decirlo, de chico ni siquiera me percaté de tamaña escena. 2) cuando Luisa L le hace la entrevista a Superman en el balcón de la casa, en esa especie de "cita" que tienen. en un momento dado Luisa le pide los datos físicos: peso, edad, etc. y en el medio lo mira y dice: "size?". a lo cual superman se hace medio el no entendí, y Luisa reformula la frase diciendo: "height", o sea altura. todo eso me lleva a la sospecha de que Luisa sí sabe inconcientemente quien es Superman, pero no puede confesarselo. y el momento dramático de la verdad no son los anteojos, sino esa memorable apoyada con el superbulto de Clark.

 
At 12:29 p. m., Blogger goestobitburg said...

Bueno, de última lo de Superman es más ententidble, o atendible, que lo del Zorro por ejemplo. Porque si bien un antifaz cubre o disimula más que un par de lentes, tampoco disimula mucho, y hay que entender que el Zorro vive en un pueblo de 150 personas mientras Superman lo hace en la gran ciudad (donde habitan millones). Digo, ¿cuánto se puede tardar en averiguar quién es el pelotudo de sombrero y máscara que se hace llamar el Zorro, en un lugar donde todos se conocen? El efecto zorro es más devastador aún, porque realmente lo que pasa es que todos ya saben quién carajo es el Zorro pero disimulan, justamente para no herir la sensiblidad de Don Diego de La Vega, que tantas erogaciones monetarias y obras sociales le brinda al pueblo. En definitiva, todo el pueblo le hace el juego al millonario excéntrico con el fin de mantener el objetivo supremo: no el orden y el arresto de tres o cuatro mexicanos malandras, sino los lingotes activos de Don Diego. Las víctimas de dichos efectos no son, en definitiva, ni los espectadores ni los enemigos ni los conocidos del sujeto en cuestión, sino el mismo sujeto en cuestión, al que todos le hacen el juego. Es la teoría de la suprarrealidad manipulada. Al fin y al cabo los superhéroes son personas en terapia recreativa. Sujetos corrientes a los cuales se les mantiene la ilusión con el fin de no desmoronarlos síquicamente. Porque imaginen qué duro puede llegar a ser para Clark Kent escuchar el siguiente pero modificado latiguillo: "es un pájaro, no, es un avión, no, es otra vez el pelotudo de Clark Kent jugando a Superman".

 
At 12:32 p. m., Blogger hi way said...

Ja! Así que Luisa había quedado media impactada por la apoyada esa del comienzo y no se puede sacar el tema de la cabeza y luego le tira “size”, muy bueno, pero esto no indica que eso fuera un indicio de que esa polla tenía que pertenecer a un superhombre, ah, bueno, quizás la apoyada fue tan brutal que no hay polla terrestre que la iguale y en ese caso sí, Luisa inconscientemente sabía que estaba frente a algo raro e interesante. Mirá vos, se derrumba mi teoría del efecto Clark Kent, entonces me siento doblemente engañado como niño.

 
At 12:43 p. m., Blogger hi way said...

Goes, sí, a Bruno Díaz le sucede un poco lo mismo, le mantienen el verso porque es un magnate querido aunque es obvio que es el superheroe, pero en estos casos en los mano a mano con sus amadas es más creíble que en un principio no se den cuenta quienes son gracias a la máscara o antifaz, va, en verdad no es nada creíble, pero tá, lo de superman es insuperable.

 
At 8:11 p. m., Blogger harvey pekar said...

Goes: tu teoría del Zorro merece estar en el panteón de las teorías de los superheroes. tenés razón: todo el mundo se da cuenta que el pelotudo ese de Don Diego es en efecto el Zorro y me da la sensación que le siguen en el juego como se lo siguen al Quijote digamos. será por eso que en la remake de ahora el Zorro usa un bigote falso y el aprendiz de Don Diego (vale decir, cuando no es el Zorro) no? digo, a lo mejor en los estudios pensaron: esto es demasiado pelotudo, raya en la vulgaridad, por lo menos hagamos como que no usa bigote cuando no es el Zorro !!! es posible. de todas formas, volviendo a Superpolla, me parece que las tres primeras pelis son las mejores en su genero de todos los tiempos (se acuerdan de Clark Kent peleando contra Superman en el depósito de chatarra??). genial.

 
At 9:27 a. m., Blogger Patuche said...

Yo creo que todo este tema del maldito efecto Clark Kent fue resumido a la perfección por los amigos de la Warner, con la creación de Pato Aparato (y su alter ego Fenton Cratchet).

 
At 6:26 p. m., Blogger goestobitburg said...

Yo ya encontré a Pato Aparato, está acá en Uruguay, y conduce, provisoriamente (mientras el ama ancianas de Villar está de Licencia), el informativo del 4. Qué tipo aparato ese tipo, es el epítome de la dureza y lo macaco. Siempre tan correcto, siempre tan formal. "Gracias por aceptar nuestra propuesta informativa", pero hacerte dar un rato a ver si se te mueve el cartón, inocuo, burócrata de la noticia televisada. Y listo, no sigo.

 
At 5:57 a. m., Anonymous ceryle said...

Me duele en el alma que hablen así del gran AH. Con todo lo que por él hicieron los chicos de la Nouvelle Vague.

La secuencia del espejo creo Hi que la interpretaste de un modo original. Los dos sabían todo, es ahí que está el encanto de la peli, la base psicológica, el juego con el doble.

 
At 8:01 a. m., Blogger hi way said...

Yo pensé eso, los dos ya saben todo y ahí el gran juego psicológico (?), pero si los dos ya saben todo ¿que necesidad la de ponerse ese collar?, si los dos ya sabemos todo, hablemos y punto, no sé, debe ser más complejo de lo que a mí me parece. Eso no quita que él se da cuenta de todo cuando ella se tiñe el pelo de vuelta y se pone el vestido aquel, antes no, ¿o sí, ceryle? Quizás me tendría que desasnar algún análisis profundo del asunto.

No estoy hablando mal del gran AH, solo una impresión personal de la trama de una de sus tantas películas, no te pongas así. Aparte aclaré al comienzo y al final del post que es una buena peli, bah, que me gustó.

 
At 10:47 a. m., Blogger Patuche said...

Lo de Fernando Vilar es imperdonable. Al macaco que lo suplanta, no lo conozco. Quizás sea ese que se pinta con rouge los labios y usa rimmel; es uno que conduce el noticiero de la última hora. Estoy seguro que es trava. Por más información, tiene un lunar en su cachete.

En cuanto a Hitchcock (¿polla viajera?), un capo. Tenía eso de aparecer fugazmente en sus películas - hasta aparece en un cuadro - y también lo de meterse con el psiconalisis de la manera más simplista, tipo mujer que ama los caballos porque de chica se la violó el padre.

 
At 6:48 p. m., Blogger hi way said...

se ve que no había hecho terapia.

 
At 5:11 p. m., Anonymous ceryle said...

Es una de mis películas preferidas. Pero lo que decís de la inocencia es verdad, no sólo del director, también del espectador. Ahora ya estamos curados de espanto.

Truffaut le hizo una entrevista a AH muy larga que es uno de los libros de cine más lindos del mundo. Voy a buscar la parte que habla de ésta peli. Vuelvo en un rato...

 
At 7:18 p. m., Blogger hi way said...

estamos esperando...

 
At 5:32 p. m., Anonymous ceryle said...

Acá estoy. Pero es muy largo para copiar todo lo que charlan los dos monstruos.

Resumiendo, se trata de un juego psicológico. Lo más importante es que AH usa su famoso método para crear suspense. O sea: el espectador sabe lo que está pasando pero el protagonista no. Que uno dijera: "dale boludo, avivate que es la misma" era lo que quería AH. La sorpresa, al contrario, es cuando ninguno de los dos sabe lo que puede pasar.

Para mi la escena del espejo, la de la escalera, la del cuadro en el museo son de lo más grande del cine.

Dale, dale, mirala otra vez...

 
At 8:58 a. m., Blogger hi way said...

mmm., bueno, prometo que antes de que pase un lustro la vuelvo a ver, es que hay tantas películas que no vi, algún día volveré a Vertigo, no en el futuro cercano. Igual es bueno tener gustos disímiles, yo hoy no veo para nada en esas escenas lo más grande del cine, por eso, quizás en unos añitos sí, no sé porque proceso mental tengo que atravesar antes (¿o es puro fanatismo?)

 
At 9:37 a. m., Anonymous ceryle said...

Además desde hace 50 años la gente discute sobre AH. ¿Es un autor o no? Pasa como con Edgar Allan Poe en literatura. Yo soy de las que dicen que sí, de los dos, que son de lo más grande.

Le dejé a Werte en su blog el título del libro entrevista que decía. Se llama "El cine según Hitchcock", es de François Truffaut. Encontré una edición Alianza del 1999. Es un libro interesante, profundo, encantador y que se lee como agua.

 
At 10:39 a. m., Anonymous Anónimo said...

Hiway, estamos todos esperando.......q presion

 
At 9:58 p. m., Blogger hi way said...

estoy como los jugadores de fútbol,no aguanto la presión.

 
At 10:04 p. m., Anonymous Anónimo said...

yo solo digo que superman devio ser tom welling por que es un papasito hay bueno besos

 
At 10:07 p. m., Anonymous Anónimo said...

que opinas eeeeeeeee

 
At 10:12 p. m., Anonymous Anónimo said...

tom welling es el megor superman que hay y siempre veo smallville

 
At 10:22 p. m., Anonymous luci said...

estoy de acuerdo com un comentario el que se meresia el papel de superman es tom por que smallville es una serie muy exitosa

 

Publicar un comentario

<< Home